¿Qué tipo de yoga es para ti?

Hatha yoga

Es el método de yoga más conocido y significa “Sol y Luna”, lo que quiere decir que la unión de los opuestos conducen a la vitalidad y a la paz mental. El Hatha Yoga se preocupa menos de la cantidad de movimientos que de su calidad. Mediante la combinación sistemática de unas posturas precisas y sostenidas con concentración mental y respiración profunda la mente se calma y el cuerpo se refresca. A su vez. Esto conduce a que el espíritu se tranquilice, con lo que llegaremos a estar no solo más sanos sino también más tranquilos.

 

 

Vinyasa

Vinyasa significa literalmente “movimientos sincronizado con respiración” y es muy frecuentemente combinado con el Ashtanga yoga, creándose el muy popular Ashtanga Vinyasa Yoga, que propone el movimiento energizado por la respiración. Un yoga muy activo, dinámico y fuerte. Este sendero en especial también se conoce como “Power Yoga” y la energía y fortaleza para lograr los ejercicios y movimientos viene desde la respiración.

 

 

Metodología Iyengar

Este tipo de yoga fue creado por el gurú B.K.S. Iyengar.
Su sistema está basado técnica y espiritualmente en el clásico Hatha yoga y en la disciplina integral del maestro Patanjali, por lo que está enraizado en la antigua tradición yóguica y comprende tanto un sistema que incluye otras prácticas, como un objetivo espiritual.
Una de las características que tiene el Iyengar yoga es que consiste en una práctica enfocada hacia la alineación del cuerpo en cada postura. Otra de las características es que utiliza cerca de 200 asanas tradicionales y 14 ejercicios de pranayama, agrupadas en unas secuencias y categorías determinadas, dependiendo del nivel de cada alumno.